Momento # 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Momento # 3

Mensaje  Elena Toro el Lun Ago 18, 2008 2:41 am

Actividad # 3
por Elena Toro Hoy a las 11:39 pm

Momento 3
por francisco Ayer a las 6:33 am
La teoría critica responde que la meta de los investigadores es transformar el mundo real a través de elevar la conciencia de los participantes de tal forma que ellos sean energizados y se les facilite el camino hacia la transformación. Se requiere entonces de una metodología dialógica transformativa, que elimine la falsa conciencia y anime a la intervención y transformación.
Sustente con al menos cuatro (4) autores (usando las citas en conformidad con el manual upel) por qué la Investigación Acción, es considerado el método la teoría crítica social.

francisco
La investigación Acción como método de la teoría crítico social (En su corriente Emergente), se justifica en su objeto central: El investigador como transformador de su entorno. Es la investigación Acción el método científico indicado para resolver situaciones conflictivas donde del factor humano es el responsable. Propone un método de pensar sistemático que permite reflexionar, actuar, observar y reflexionar de nuevo, lo que permite reconducir conductas individuales o de grupo para solucionar o mejorar una situación problemática (Estudios de los Paradigmas, Pág. 47). Todo lo anteriormente expuesto tiene su sustentación teórica entre otros a autores como:
- Kurt Lewin (1946), considerado el padre de la Investigación Acción, plantea un manera de investigar donde la decisión del grupo y el compromiso con la mejora es la base fundamental para el aprendizaje, iniciando así cambios en la forma de investigar que, a finales de la década del 50, en América Latina, impulsa un movimiento de critica al "desarrollo de la comunidad" acompañado de un cuestionamiento ideológico y metodológico de la investigación social, comenzando a desarrollarse una nueva concepción que, sin perder el carácter de cientificidad, buscó mayor participación y apropiación del proceso y de los resultados por parte de la comunidad involucrada. A este tipo de investigación se le denomina Investigación - Acción – Participativa ( IAP) y posteriormente se le reconocerá como investigación Participativa (IP) (Arango. 1995:96).
- Montero Maritza (1999:2), sostiene que este movimiento social, donde se difunden ideas políticas y económicas, que generan una noción nueva, donde se concibe la idea del sujeto como un ser activo. Señala, que ese fenómeno responde a un movimiento en las ciencias sociales y humanas en general que, en América Latina a fines de la década del 50, había comenzado a producir una sociología comprometida con las clases sociales económicamente más necesitadas. Hace referencia a los trabajos del sociólogo Orlando Fals Borda (1959) en Colombia como un buen ejemplo de lo descrito, quien en su obra asentaba ya las bases para una praxis renovadora de las ciencias y de la investigación social.
- Para Freire (1974) y Barreiro (1974), entre otros, la investigación acción, se trata de un proceso realizado con los miembros de un grupo, en función de sus intereses y necesidades, que controlan las circunstancias de vida que les toca enfrentar en su contexto socio cultural. Se ve así al sujeto de la investigación con capacidad de acción y poder transformador, no sólo en el ámbito grupal y colectivo, sino también del entorno social y material, con una capacidad para discernir, organizar, planificar procesos que favorezcan y se apoyen en formas de participación activa de las comunidades, en una perspectiva democrática y de autogestión.
(Paulo Freire, citado por Cristina Maciel de Oliveira. Revista Iberoamericana de Educación publicación editada por la OEI. ISSN: 1681-5653. Número 33: Septiembre - Diciembre 2003. Los maestros y su formación/ La investigación-acción como estrategia de aprendizaje en la formación inicial del profesorado).
El valor de la vinculación entre la acción y la comprensión colectivas fue reconocido por Stephen corey (1949ª, 1949b,y 1953), del Teacher College, en la Universidad de Columbia, en Nueva York. El aplicó este enfoque a numerosos proyectos gestionados por enseñantes. Más recientemente ha sido usado en el Reino Unido por Elliott John y Clem Adelman, en el Ford Teacher collage (Elliott y Adelman 1973ª y 1973b; Elliott, 1976-7 y 1978) como medio para ayudar a los enseñantes a desarrollar en las clases un aprendizaje heurístico.
En Europa y los Estados Unidos, la investigación-acción ha resurgido también (Por ejemplo, Brock Une, 1980; Van Manen, 1984). En Australia, ha sido una parte importante de la mejora escolar y de la investigación educativa durante más de dos décadas. El interés por la investigación-acción procede de dos fuentes principales: El auge de la revisión y el desarrollo de los planes de estudio generados en la escuela y una creciente conciencia profesional entre los enseñantes que buscan nuevas formas de trabajar y de comprender su trabajo.
La experiencia de aquellos que se dedican a la investigación-acción en proyectos muy variados ha hecho que aumente la comprensión de la razones para recurrir a esta metodología y a las direcciones que puede desarrollarse. La experiencia australiana ha sido influyente en la articulación entre la teoría y la práctica de la investigación-acción, tanto en Australia como internacionalmente (Brown, Henry, Henry y McTaggart, 1981; Carr y Kemmis, 1886; McTaggart y Garbutchson-Singh. 1986-87) Stephen, Kemmis y Mctaggart, “Cómo Planificar La Investigación Acción”. Editorial Laertes. Monterrey. Barcelona, 1988, 1992.
- Colás y Buendía (1994), señalan que la conducta humana es completa y diferenciada por lo que no es posible utilizar las ciencias naturales recurriendo a explicaciones causales, por lo que la finalidad es comprender fenómenos educativos mediante las percepciones e interpretaciones de sus participantes para actuar sobre ellos y transformarlos (Estudio de los Paradigmas, Pág. 40).
Los planteamientos anteriormente expuestos explican las nuevas teorías sobre la educación de los últimos tiempos, acorde con los cambios histórico- sociales que está viviendo la sociedad en general y en la búsqueda de una educación transformadora y un aprendizaje verdaderamente significativo donde el sujeto sea protagonista de su realidad. Los educadores están llamados a mostrar disposición al cambio y asumir los retos planteados con profesionalidad y sensibilidad social. Por ello, la necesidad de prepararse.
Elena Toro


Mensajes : 6
Inscrito el : 11 Ago 2008

Elena Toro

Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 11/08/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Retroalimentación

Mensaje  francisco el Jue Ago 21, 2008 9:29 pm

Excelente su argumentación, te recomiendo el libro de Carr y Kemmis: teoría crítica de la enseñanza. Está en
http://www.bibliotheka.org/?/buscar/carr%20y%20kemmis. Revisa la manera como citas, manual de la upel pág. 61. Cap I.
Elena Toro escribió:Actividad # 3
por Elena Toro Hoy a las 11:39 pm

Momento 3
por francisco Ayer a las 6:33 am
La teoría critica responde que la meta de los investigadores es transformar el mundo real a través de elevar la conciencia de los participantes de tal forma que ellos sean energizados y se les facilite el camino hacia la transformación. Se requiere entonces de una metodología dialógica transformativa, que elimine la falsa conciencia y anime a la intervención y transformación.
Sustente con al menos cuatro (4) autores (usando las citas en conformidad con el manual upel) por qué la Investigación Acción, es considerado el método la teoría crítica social.

francisco
La investigación Acción como método de la teoría crítico social (En su corriente Emergente), se justifica en su objeto central: El investigador como transformador de su entorno. Es la investigación Acción el método científico indicado para resolver situaciones conflictivas donde del factor humano es el responsable. Propone un método de pensar sistemático que permite reflexionar, actuar, observar y reflexionar de nuevo, lo que permite reconducir conductas individuales o de grupo para solucionar o mejorar una situación problemática (Estudios de los Paradigmas, Pág. 47). Todo lo anteriormente expuesto tiene su sustentación teórica entre otros a autores como:
- Kurt Lewin (1946), considerado el padre de la Investigación Acción, plantea un manera de investigar donde la decisión del grupo y el compromiso con la mejora es la base fundamental para el aprendizaje, iniciando así cambios en la forma de investigar que, a finales de la década del 50, en América Latina, impulsa un movimiento de critica al "desarrollo de la comunidad" acompañado de un cuestionamiento ideológico y metodológico de la investigación social, comenzando a desarrollarse una nueva concepción que, sin perder el carácter de cientificidad, buscó mayor participación y apropiación del proceso y de los resultados por parte de la comunidad involucrada. A este tipo de investigación se le denomina Investigación - Acción – Participativa ( IAP) y posteriormente se le reconocerá como investigación Participativa (IP) (Arango. 1995:96).
- Montero Maritza (1999:2), sostiene que este movimiento social, donde se difunden ideas políticas y económicas, que generan una noción nueva, donde se concibe la idea del sujeto como un ser activo. Señala, que ese fenómeno responde a un movimiento en las ciencias sociales y humanas en general que, en América Latina a fines de la década del 50, había comenzado a producir una sociología comprometida con las clases sociales económicamente más necesitadas. Hace referencia a los trabajos del sociólogo Orlando Fals Borda (1959) en Colombia como un buen ejemplo de lo descrito, quien en su obra asentaba ya las bases para una praxis renovadora de las ciencias y de la investigación social.
- Para Freire (1974) y Barreiro (1974), entre otros, la investigación acción, se trata de un proceso realizado con los miembros de un grupo, en función de sus intereses y necesidades, que controlan las circunstancias de vida que les toca enfrentar en su contexto socio cultural. Se ve así al sujeto de la investigación con capacidad de acción y poder transformador, no sólo en el ámbito grupal y colectivo, sino también del entorno social y material, con una capacidad para discernir, organizar, planificar procesos que favorezcan y se apoyen en formas de participación activa de las comunidades, en una perspectiva democrática y de autogestión.
(Paulo Freire, citado por Cristina Maciel de Oliveira. Revista Iberoamericana de Educación publicación editada por la OEI. ISSN: 1681-5653. Número 33: Septiembre - Diciembre 2003. Los maestros y su formación/ La investigación-acción como estrategia de aprendizaje en la formación inicial del profesorado).
El valor de la vinculación entre la acción y la comprensión colectivas fue reconocido por Stephen corey (1949ª, 1949b,y 1953), del Teacher College, en la Universidad de Columbia, en Nueva York. El aplicó este enfoque a numerosos proyectos gestionados por enseñantes. Más recientemente ha sido usado en el Reino Unido por Elliott John y Clem Adelman, en el Ford Teacher collage (Elliott y Adelman 1973ª y 1973b; Elliott, 1976-7 y 1978) como medio para ayudar a los enseñantes a desarrollar en las clases un aprendizaje heurístico.
En Europa y los Estados Unidos, la investigación-acción ha resurgido también (Por ejemplo, Brock Une, 1980; Van Manen, 1984). En Australia, ha sido una parte importante de la mejora escolar y de la investigación educativa durante más de dos décadas. El interés por la investigación-acción procede de dos fuentes principales: El auge de la revisión y el desarrollo de los planes de estudio generados en la escuela y una creciente conciencia profesional entre los enseñantes que buscan nuevas formas de trabajar y de comprender su trabajo.
La experiencia de aquellos que se dedican a la investigación-acción en proyectos muy variados ha hecho que aumente la comprensión de la razones para recurrir a esta metodología y a las direcciones que puede desarrollarse. La experiencia australiana ha sido influyente en la articulación entre la teoría y la práctica de la investigación-acción, tanto en Australia como internacionalmente (Brown, Henry, Henry y McTaggart, 1981; Carr y Kemmis, 1886; McTaggart y Garbutchson-Singh. 1986-87) Stephen, Kemmis y Mctaggart, “Cómo Planificar La Investigación Acción”. Editorial Laertes. Monterrey. Barcelona, 1988, 1992.
- Colás y Buendía (1994), señalan que la conducta humana es completa y diferenciada por lo que no es posible utilizar las ciencias naturales recurriendo a explicaciones causales, por lo que la finalidad es comprender fenómenos educativos mediante las percepciones e interpretaciones de sus participantes para actuar sobre ellos y transformarlos (Estudio de los Paradigmas, Pág. 40).
Los planteamientos anteriormente expuestos explican las nuevas teorías sobre la educación de los últimos tiempos, acorde con los cambios histórico- sociales que está viviendo la sociedad en general y en la búsqueda de una educación transformadora y un aprendizaje verdaderamente significativo donde el sujeto sea protagonista de su realidad. Los educadores están llamados a mostrar disposición al cambio y asumir los retos planteados con profesionalidad y sensibilidad social. Por ello, la necesidad de prepararse.
Elena Toro


Mensajes : 6
Inscrito el : 11 Ago 2008

francisco

Cantidad de envíos : 64
Fecha de inscripción : 19/02/2008

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.